Discurse Book. Spiritual Awakening. Dublin. Ireland. Gumersindo Meiriño Fernández

Advertisements
Posted in Book presentations | Tagged , , , , , , | Leave a comment

Oración por la Paz desde Efeso, Turquía

El día trece de mayo (y en cualquier momento) nos unimos  a los deseos de Paz para todo el mundo. Desde un país de inmensa mayoría musulmana que cuida y protege algunos testimonios cristianos históricos. Así lo hace el Dr. Gumersindo Meiriño Fernández:

| Tagged , , , , , | Leave a comment

This beauty is the one the mystic discovers. God and Beauty

This beauty is the one the mystic discovers as he realizes nature is not only about wonders for the senses and mind, but also wonders that satisfy the soul and spirit. Nature is meeting with God, it is God’s love demonstration that he created a Paradise for the human being to look at it, enjoy it, and above all to feel the Father’s love, meeting him and answering with the only ‘coin’ that can pay love: with love. As the popular proverb says: love is payed with love.

Page 45 from God and Beauty, Gumersindo Meiriño Fernández, Editorial De Oriente a Occidente

Posted in Theology Articles | Tagged , , , | Leave a comment

La conversión del corazón y los cambios de vida

Para pedir por la conversión del corazón y para los cambios de vida.Image

Esta oración básicamente está tomada de Balduino de Ford o de Canterbury que nació en el seno de una familia pobre del Devonshire, Inglaterra. Pudo estudiar en la escuela catedralicia de Exeter, donde recibió el orden sacerdotal. En 1169 ingresó a la abadía de Ford. En 1175 fue elegido abad. En 1181, fue ordenado obispo de Worchester-on-Severn y, en 1184, nombrado arzobispo de Canterbury y primado de Inglaterra. Se adhirió a la Tercera Cruzada y, en 1189, partió con Ricardo Corazón de León a Palestina. Murió con mucho pesar al ver los desastres de la guerra y el mal comportamiento de los cruzados en el año 1190.

Hemos añadido algunas frases basadas en la lectura del libro de Ezequiel en los capítulos 11 y 36

Quita de mí, Señor, este corazón de piedra, quita de mí este corazón endurecido y dame un corazón de carne. Conviértelo  Tú que purificas los corazones y amas los corazones puros, toma posesión de mi corazón y habita en él, llénalo con tu presencia, tú que eres superior a lo más grande que hay en mí y que estás más dentro de mí que mi propia intimidad. Rocíame con agua pura y  purifícame; de todas las impurezas y de todas las basuras.

Que los querubines desplieguen sus alas y limpien todo lo malo y oscuro que hay mí.

Dame un corazón nuevo, infunde en mí  un espíritu nuevo.

Tú que eres el modelo perfecto de la belleza el sello de la santidad, sella mi corazón con la impronta de tu imagen, sella mi corazón, por tu misericordia, tú Dios por quien se consume mi corazón, mi lote perpetuo. Amén.

 

 

| Tagged , , , | Leave a comment

Salmo 18-17. Me coloca en las Alturas

ImageCuando era niño, una tarde al salir de las clases, mientras todos los demás corrían buscando el autobús que les llevaba a casa o salían “disparados” a comprar alguna chuchería al kiosco, o a buscar a sus papás, me fui caminando y subí al pequeño cerro desde el que se divisaba en perspectiva todo el colegio y desde allí miraba lo que estaba sucediendo abajo, con mis compañeros de la escuela.

Desde el pequeño cerro la realidad de otra forma. Todo me pareció más pequeño y desde allá arriba me sentí como el héroe de alguna historia de cine o de un comic.

Algo semejante me pasó años después siendo sacerdote. Escuché a la gente de la ciudad hablar de las imponentes columnas de un enorme puente que recién habían construido para que pasase por allí la autopista. A los pocos días acompañé a un alma, como sacerdote, camino del cementerio para despedirlo. El cementerio está a las afueras, en un montículo, desde allí mientras caminábamos despacio hacia el camposanto miré a lo lejos y  pude ver con perspectiva y más abajo el imponente puente y, desde allí me pareció pequeño, muy pequeño…

Este salmo es precioso. Recuerda que el Señor te pone en lo Alto,

Porque dice: “me coloca en las alturas”,

Desde ahí, desde lo Alto, desde los brazos de Dios Padre, verás la vida en su verdadera dimensión, la mirarás con perspectiva real y le darás gracias a Dios por cada día que regala.

Te parecerán mucho más pequeñas las dimensiones de tus dificultades, de tus problemas, se transformarán en pequeños muy pequeños…., sentirás el aliento de Dios en tu corazón, te parecerá que vuelas por encima de ellos…

Acércate de Dios. El te sube a lo Alto.

Lejos de Dios bajas al vacío y al valle de la nada.

Paz y Bien de parte de Dios, el Altísimo que te bendice.

 

Gumersindo Meiriño Fernández

 

SALMO 18 (17), 31-51

Me coloca en las alturas

 

Perfecto es el camino de Dios,
acendrada es la promesa del Señor;
él es escudo para los que a él se acogen.

¿Quién es dios fuera del Señor?
¿Qué roca hay fuera de nuestro Dios?
Dios me ciñe de valor 
y me enseña un camino perfecto;

él me da pies de ciervo,
y me coloca en las alturas;
él adiestra mis manos para la guerra,
y mis brazos para tensar la ballesta.

Posted in Theology Articles | Tagged , , , , , , , , , , | Leave a comment

El misterio de los Salmos un libro que ayuda a rezar. Diario El Territorio

En declaración al diario El Territorio (Misiones, Argentina), el Dr. Gumersindo aclaró el objetivo de su nueva obra El Misterio de los Salmos, un libro que ayuda a rezar. Al rezarlos nos unimos a millones de místicos de las distintas religiones que los han recitado anteriormente, a Jesús, abrimos una puerta dimensional que nos une a ellos.

Image

Posted in Book presentations | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

12.12.12 y el fin del mundo

Image12.12.12 y el fin del mundo

Esto del fin del mundo y el 12.12.12 (día doce, del mes doce, del año dos mil doce) es sorprendente.

De hecho, el famoso día 12.12.12 ya pasó, no existe. Gregorio Magno, que da el nombre al calendario gregoriano, el calendario que determina que estamos en el año 2012,  se fio de uno de los sabios de la antigüedad para decidir que se empezaban a contar los tiempos con el nacimiento de Cristo. El año 1 (uno) de nuestra era coincidiría con el año que nació Cristo. Ahora se sabe que Jesús de Nazaret no nació en esa fecha, sino de cuatro a  siete años antes. En realidad no estamos en el 2012, si no en el 2019 o quizás en el 2016. El famoso 12.12.12 ya pasó hace 4 o 7 años. Lo cual quiere decir que no es más que una fecha arbitraria, que suena muy bien en el calendario, en las cábalas, pero nada más.

¿Entonces no se viene el fin del mundo?

Al ser humano siempre le han gustado estos temas. Desde la más remota antigüedad está envuelta en discusiones, debates y teorías en torno al fin de los tiempos.

Sin ir más lejos, la iglesia católica celebra el adviento, que es un tiempo en el que espera la Parusía, el final de los tiempos, en los que Cristo vendrá de nuevo en Gloria para instaurar el Reino de Dios definitivamente. A los pocos años de la muerte de Cristo, sus seguidores más cercanos, interpretando algunos de sus mensajes, anunciaban que el fin del mundo estaba muy cercano e insistían en la necesidad de estar preparados.

El fin del mundo existe. Y el día doce, del doce, del doce vendrá para muchos. También estoy de acuerdo en la necesidad de estar preparados porque no sabemos el día ni la hora en la que nos sobrevendrá ese final. Todos los que dejen este planeta durante estos días comprobarán en su propia carne que sí existe ese fin del mundo anunciado.

En cualquier caso convendría recordar que somos aves de paso por el planeta tierra. Que los anunciadores de la hecatombe mundial, tanto en los primeros años del cristianismo, o en los milenarismos (los que anunciaron ese acontecimiento para el año mil y muchos de los que lo hicieron para el dos mil) ya lo vivieron personalmente.

El mundo está en manos de Dios. Al ser humano le toca ir descubriendo las señales que se esconden en el universo, en los seres humanos, nuestros hermanos de camino, en los acontecimientos de cada día, pero sabiendo que somos peregrinos que ya vislumbramos la cercana meta. Lo cierto es que todos nos iremos, unos antes, los otros después; ojalá que todos en paz.

Gumersindo Meiriño

| Tagged , , , , , | Leave a comment